Errores más comunes en el cepillado de dientes

Errores más comunes en el cepillado de dientes

February 15, 2022 Uncategorized 0

Creer que solamente con el cepillado diario es suficiente es el error más común que cometemos, pues hay rutinas equivocadas en la limpieza bucal.

1.-Utilizar un cepillo incorrecto

En general, no se le suele prestar la atención necesaria al utensilio que utilizamos al lavarnos los dientes. Comprar un cepillo de dientes puede ser una tarea dura ya que cuando acudimos a los establecimientos podemos vernos abrumados por la gran variedad de modelos existentes.

Teniendo en cuenta la textura de sus cerdas existe tres tipos de cepillos:

  • Textura suave:  cepillo que menos fricción produce en los dientes se usa en personas que tienen una sensibilidad mayor y que han pasado por una cirugía.
  • Textura media: recomendado para personas con encías sanas pero que            no resisten cepillos de dureza aguda, ideal para quitar la placa bacteriana de los dientes sin causar daños en las encías por no emplear una correcta técnica de cepillado.
  • Textura Dura: Cepillo ideal en encías de optima salud y que no sufren de ninguna alteración ni sensibilidad

 

2.- Aplicar una cantidad excesiva de pasta

Hay una falsa creencia de que es preciso usar pasta de dientes a lo largo de todo el cepillo, pensamiento incitado por comerciales de las diferentes marcas.

Pensamos que al utilizar una gran cantidad de pasta causa un aumento de la espuma que se forma en el cepillado, lo que provoca una aparente impresión de limpieza.

Con aplicar sobre el cepillo una porción de pasta similar al tamaño de un frijol basta. Eso sí, se recomienda su uso por el beneficio que producen los compuestos en los dientes, como por ejemplo el flúor.

3.- No cepillarse las veces necesarias

Nos preguntamos cuantas veces al día seria ideal cepillarse los dientes para un cuidado correcto de nuestros dientes, Lo recomendable es cepillarse al menos dos veces al día, preferiblemente después de cada comida.

Lo perfecto sería que hacerlo con una cantidad de pasta similar al tamaño de un frijol, recuerda– después de cada comida y siempre sin olvidar el cepillado de antes de dormir porque cuando dormimos, la producción de saliva y los movimientos de la lengua disminuyen, lo que favorece la formación de placa bacteriana.

4.- Ejercer una mala técnica del cepillado

Otro de los grandes errores al realizar la rutina de limpieza dental es la técnica empleada. Creemos que lo hacemos bien, pero en muchas ocasiones no es así.

  • No debemos colocar el cepillo de dientes en posición paralela a los dientes con las cerdas dirigidas hacia las encías.
  • Hay que inclinar  el cepillo de dientes a un ángulo de 45 grados y mueva suavemente las cerdas hacia abajo del borde de las encías.
  • Con una presión firme, pero suave, y manteniendo las cerdas debajo del tejido de las encías, mover  y  hacer  vibrar el cepillo dental hacia adelante y hacia atrás o realice de 15 a 20 movimientos circulares pequeños antes de pasar a la siguiente área. El cepillo de dientes debería cubrir de dos a tres dientes cada vez.
  • Cepillar todas las superficies externas de los dientes y después continuar con la misma técnica en la cara interior de los dientes.
  • Para cepillar el interior de los dientes delanteros, hay que sostener  el cepillo de dientes en posición vertical y usar las cerdas de la punta del cepillo asegurándose de que entren debajo de las encías.
  • Cepillar el resto de las superficies de masticación de los molares y sin olvidarse de la lengua.

5.- No limpiar la lengua

Muchas veces olvidamos la lengua en nuestra rutina de limpieza bucodental y en este musculo se acumulan una gran cantidad de bacterias que pueden causar problemas con el mal aliento

 Y también como resultado de la acumulación de suciedad, favorecemos la aparición de enfermedades como caries, gingivitis o periodontitis.

Por este motivo, no debemos nunca de limpiar la lengua: podemos hacerlo con el mismo cepillo, con movimientos suaves de atrás hacia delante.

6.- Olvidar el hilo dental

Según la Asociación Dental Americana es recomendable usar el hilo dental mínimo una vez al día antes del cepillado de dientes previo a acostarse,

Utilizar el hilo dental provee una protección adicional a dientes y encías.

Los espacios que hay entre las piezas dentales son de difícil acceso para el cepillo de dientes, por lo que precisamos algún complemento que elimine los residuos de placa y alimentos de esta zona.

7.- Sustituir el cepillado por el uso de colutorios

Aunque los enjuagues bucales son unos complementos perfectos para el mantenimiento de una boca saludable y libre de bacteria, refrescan el aliento y ayudan a impedir y controlar las caries nunca puede sustituir el cepillado.

8.- No cambiar el cepillo

 De forma general debemos sustituir el cepillo de dientes cada 3 o 4 meses. En caso de enfermedad, proceso gripal, virus, amigdalitis etc.  se debe cambiar antes sobre todo si lo guarda cerca de otros cepillos de dientes. Si las cerdas están desgastadas se deben cambiar antes, no limpiarán los dientes correctamente. Debido a que los niños tienden a cepillarse los dientes con más fuerza que los adultos, puede que sea necesario reemplazar sus cepillos de dientes con más frecuencia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *