La odontofobia: miedo extremo al dentista.

La odontofobia: miedo extremo al dentista.

February 14, 2022 Uncategorized 0

Sabes que requieres ir al dentista: padeces de molestias en la boca desde hace tiempo, caries que progresan día a día, un sedimento que se va acumulando; a veces, te sangran las encías… Pero soportas …  y por qué?

Porque   solo pensar en ir al dentista te hace temblar.

Y de la mano de ese pánico incontrolable, te autoconvences de que, quizás no será tan urgente y vas deponiendo el tema   y pasan las semanas, los meses… Y lo que comenzó por un problema menor, se convierte en otro tipo de patología.

Es aquí donde   nos encontramos ante un típico caso de  odontofobia

 Y que es Odontofobia:  es el miedo irracional y constante al dentista. Es considerado como una fobia cuando se mantiene al menos por seis meses.

Es preciso aclarar que no es lo mismo hablar de la ansiedad que podemos sentir todos antes de ir al dentista, muy frecuente en la sociedad y otra cosa es hablar de odontofobia

Inconscientemente   ir a la consulta de estomatología resulta en ocasiones incómodo por la intervención invasiva que suelen hacer, pues la boca es una zona muy sensible y de alguna manera nuestro organismo se ponga en alerta, detecta que hay un riesgo, y que como consecuencia se activa la ansiedad para evadirse. Pero cuando hablamos de la odontofobia es algo mucho más grave y como consecuencia afecta de forma negativa la calidad de vida de quien la padece.

Cuando la persona presenta un cuadro de odontofobia rechaza permanente la visita al estomatólogo, mientras que la que solo presenta ansiedad se enfrentará a ello sin darle mayor importancia, a pesar de la incomodidad que pueda llegar a sentir.

Entre las muchas causas de esta fobia la mas generalizada es la psicológica que está estrechamente relacionada con una experiencia de aprendizaje negativa directa, más específicamente, sería la inconfundible escena de un niño que pasa por una experiencia negativa en consulta y que a partir de entonces condiciona el dentista con el dolor o estímulo fóbico, y que se generaliza a otros estímulos (p. ej., bata blanca, el olor a dentista, ver los materiales…).

Por fortuna actualmente las intervenciones de los profesionales son menos invasivas y dolorosas, gracias a la innovación tecnológica y al uso de utensilios más finos e indoloros.

Siempre será preferible que el cliente seleccione    a alguien de confianza y que tenga especial empatía hacia la situación difícil que está atravesando, pues   su intervención demandará de paciencia y específico cuidado.  

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *